Vida y obra de Le Corbusier
Capítulo 8: Ronchamp, cuando la arquitectura eleva los espíritus

Le Corbusier se explaya sobre la que es, sin dudas, una de sus obras más célebres: la Chapelle Notre Dame du Haut, en la ciudad de Ronchamp, levantada en 1955.

"La Chapelle Notre Dame du Haut está ubicada en un lugar muy especial, encima de la llanura de Saona. Siempre hubo lugares de culto allí. Templos paganos primero, después iglesias y una capilla. Luego siempre fueron demolidas a lo largo de los siglos. Fueron demolidas en la guerra de 1871, en la del ‘14, en la del ‘39 y en la Liberación."

---roncham 24.JPG (10049 bytes)

"Venían encargando la reconstrucción de la capilla a gente del lugar, pero nunca la terminaban. Entonces, hicieron un concilio, o algo así, en el arzobispado, mientras la capilla seguía siempre por terminar. Estaban desesperados y un día, en el medio de la reunión, el inspector Mathey y un canónigo se animaron juntos y dijeron: "¡Corbusier!". Y los otros respondieron: "Bueno, quizás...". Se levantó la sesión y así fue. El arzobispo le dijo al abate: "¡Le Corbu! Esto es grave. Vaya a verlo un domingo y luego me cuenta."

"El hombre vino a la casa con el abate Ledeur, y yo les dije que no me importaba la iglesia, que yo no pedía nada y que, si la hacía, sería a mi manera. Me interesaba como obra plástica. En 20 años no había querido hacer una, pero de repente sí tenía ganas. Se entusiasmó y le habló bien de mí a su arzobispo."

"Fui allí, vi el terreno y conquisté a los profesionales, a la gente, al cura. Almorcé con el cura, con el abate, con su hermana. Les hice bromas todo el tiempo. Quizás pensaron que yo no era serio. Fuimos al lugar y durante 2 ó 3 horas trabajé como un loco y engendré la Iglesia. No fue nada fácil, para nada."

¿Te interesó?
Hice algo artístico, sin decoración ninguna.

¿Va a gustar ?
¡Ah, no sé ! Hay 12.000 peregrinos. Dos veces por año se realiza una misa afuera. El interior es para los niños, los iniciados y el afuera es para los grandes.


El muro que plantea el ingreso de luz al interior

El altar enfrentado al gran espacio exterior

¿Cuántos pueden entrar?

"Sólo 200. Y tendrá un laboratorio de música. Imagínese cuando haya toda esa música y 12.000 tipos escuchando con amplificadores", le dije al cura. Eso en lugar de una solterona que toque el armonio, un viejo armonio desafinado, horrible. Podría tener una mejor música y hacer componer y realizar nueva música religiosa, cosas totalmente nuevas. Un día ví a Varese en Nueva York y le dije: "Me va a tener que hacer algo fantástico. Los músicos que quieren, pueden hacer algo. Fíjate si se te ocurre alguna idea, pero no triste, música alegre."

Por último el gran maestro de la arquitectura moderna dijo: "Tenía las piedras calcinadas de las ruinas, pero no podía mandarlas hasta el balastro de la ruta. Entonces utilicé estos muros. Para que resistan, pensé hacerlos curvos. Curvas útiles porque las hago acústicas del espacio, recibe los cuatro horizontes diferentes entre sí. Está el sol naciente llamado eje de Jerusalén. El otro es el sol poniente, el Norte y el Sur. Se trabaja con eso y no con signos o gestos creado por la arquitectura decadente, no puse ni uno de ellos en la capilla. Hasta la cruz la puse en un lugar significativo, al comienzo estaba mal situada, en el eje, parecía solemne, algo tonta."


< ANTERIOR SIGUIENTE >
 
Fuente: "Semanario Digital de Teleproyecto ON LINE (www.tele-proyecto.com.ar) a partir de un material cedido gentilmente por el Servicio Cultural, Científico y de Cooperación de la Embajada de Francia en la Argentina."
ARQUITECTURA EN LINEA© 2003