HISTORIA
PROTAGONISTAS



Charles-Edouard Jeanneret (Le Corbusier)

Vida y obra de Le Corbusier
Capítulo 3: La odisea de realizar viviendas íntegras
Extractos de reportajes concedidos por Le Corbusier

Sobre la integridad en la labor del artista:"Escribí muchísimos libros que han sido ahora traducidos en todos los países. Valery, incluso, un día me escribió que el libro de 1924 era magnífico y que daba fe de ello. No por eso escribí mejor o peor, pero era una respuesta a la suficiencia de los "profesionales" que se creen autorizados a juzgar. Para mí lo fundamental es la integridad. Sin integridad no hay arte, ni vida. Nunca quise ser un falsario, porque es muy difícil, no sé hacerlo, prefiero evitarlo. En arte buscar la integridad es como buscar la piedra filosofal. Es muy difícil y ya lo hemos intentado."

Casa realizada por Le Corbusier en Boulogne - sur - Seine en 1924

Sobre las dificultades que sufrieron las viviendas que proyectó para la ciudad de Pessac en 1925:"Un industrial de Burdeos dijo : ‘Quiero demostrar que se puede resolver el problema de la vivienda. Haré una casa de 18.000 francos’. Se necesitaban 75.000 francos para comprar una máquina y, aunque le pareció muchísimo, la compró. También compró el terreno. Quería empezar con 50 casas. Hizo todo lo posible, pero provocó celos, odio, y eso también me afectó a mí. Pero de todos modos hicimos la Cité de Pessac, un pequeño paraíso.

Pero no quisieron darle agua porque decían que las casas eran antihumanas, que no eran para hombres. Así lo dijo el director de obras hidráulicas. Y por eso quedaron vacías ocho años. Pero en París oyeron hablar de la ciudad de Dessau. Gropius, un gran arquitecto alemán echado por Hitler, había construido en Dessau inspirándose mucho en Pessac. La Municipalidad de París decidió enviar una comisión a Dessau para estudiar la arquitectura moderna alemana, mientras Pessac moría."

Las "antihumanas" casas de Pessac

Sobre el Pabellón del Espirit Nouveau que diseñó para la Exposición de Artes Decorativas de 1925: "Me echaron y me negaron terrenos. Pero al final quedó uno abandonado. Entonces, un joven de la dirección de la exposición me llamó y me dijo que había un terreno disponible.

Llamé a unos colaboradores y les dije : ‘Llévense unos tableros e instálense en el terreno todo el día. Quédense varios días’. Y así lo hicieron y por eso no pudieron robármelo. Hice el Pabellón Espirit Nouveau. Era algo de vanguardia, formidable. Creé así el orden celular de la vivienda, con gran fasto, pero sin excesos ni nada parecido."

Sobre la decoración: "Desde hace mucho lucho contra la decoración. Sólo hice eso de joven y por eso no me gusta. La decoración es algo superficial, ocupa un lugar inmutable. Por eso los edificios públicos se decoran para publicitar a las "personalidades". No hace falta mirarla siempre, pero en la vivienda es algo obsesivo.

Es cierto que la gente se vuelve inerte, ni mira, y eso es lo terrible. Es mejor lo que estimula. Esto no quiere decir que hay que eliminar la pintura o las esculturas de las casas. Si se observa la historia del arte en el tiempo y el espacio, se verá que la decoración es a veces discutible. Los palacios, los templos son en general algo recargado, y cuando existe esa intención es un error grave.

Hay a nuestro alrededor emociones muy bellas y en el arte, donde están las más intensas, no acepto la mediocridad. Hay arte, no arte decorativo. El arte es algo riguroso, el arte decorativo no lo es, es superficial, alborotador. Prefiero un guijarro en la playa, una mariposa o un hueso limpiado por el mar, y no un objeto en el que se abrazan palomas o ceniceros que representan a santos."


< ANTERIOR SIGUIENTE >
 
Fuente: "Semanario Digital de Teleproyecto ON LINE (www.tele-proyecto.com.ar) a partir de un material cedido gentilmente por el Servicio Cultural, Científico y de Cooperación de la Embajada de Francia en la Argentina."
ARQUITECTURA EN LINEA© 2003